Iglesia Nacional Presbiteriana Conservadora de México, EL DIVINO REDENTOR, Virginia No. 188 colonia Nativitas, Delegación Benito Juárez, México D. F. C. P. 03500

COMPRAR SIN DINERO, EDITORIAL

COMPRAR SIN DINERO

“A TODOS los sedientos: Venid á las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad, y comed. Venid, comprad, sin dinero y sin precio, vino y leche” Isaías 55.1.

Comprar es una actividad necesaria para vivir. Todos vendemos y compramos aun sin dedicarnos al comercio; el que trabaja en la oficina, vende su servicio y con lo que recibe compra otros servicios y todo lo que necesite para su mantenimiento. La Biblia nos invita a comprar sin dinero.

ES UNA INVITACIÓN UNIVERSAL, ROMANOS 3.23.

A todos los hombres, porque todos somos pecadores, esta es una realidad innegable. La Biblia dice que alguno dice que no tiene pecado es mentiroso. El pecado nos ha separado de Dios. La consecuencia del pecado en nuestra vida es la separación de Dios, si muriéramos con pecados en nuestro corazón, tendríamos que pasar la eternidad separados de Dios en el tormento. Por lo tanto el pecado nos ha desterrado de la gloria de Dios en el presente y para la eternidad. No hay un solo hombre que esté libre de esto. Sólo Cristo nació sin pecado y por él podemos ser lavados.

LA VIDA ETERNA EN LOS CIELOS, ROMANOS 6.23

El profeta nos invita a comprar lo que es indispensable para la vida como la leche, el vino, el agua. Esto hace referencia a la vida eterna. Es decir que debemos preocuparnos por adquirir lo importante, lo que es para siempre, no solo lo temporal. La vida eterna significa varias cosas: primero es tener vida espiritual; esto se consigue al resucitar espiritualmente en Cristo, pues el que está sin Cristo está muerto en sus delitos y pecados, Efesios 2.1, Colosenses 3.1. Vida eterna es tener un lugar en el reino de Dios, pasar la eternidad en el cielo. La vida eterna es una bendición que se disfruta inmediatamente al recibir a Jesús y no es posible perderla, pues se basa en la promesa de Dios que dice: cree en el Señor Jesucristo y serás salvo.

 SIN PRECIO, 1 CORINTIOS 6.20; 1 PEDRO 1. 18-19; APOCALIPSIS 5.9.

La vida eterna se compra sin nuestro dinero, ya que su precio es tan alto que no podemos cubrirlo. No se puede dar dinero a Dios para comprar la salvación. La vida eterna no tiene precio o dicho de otra manera su precio es tan alto que no podemos hacer nada para salvarnos. Por tal motivo Dios quiso pagar el precio de nuestra salvación por medio de la muerte de su Hijo Jesucristo. Jesús realmente pagó nuestra salvación por eso resucitó al tercer día, y con ello nos dio garantía de que su sacrificio fue perfecto y pagó nuestra salvación.

AMIGO:

Jesús ya pagó la vida eterna para ti. Solo tienes que confesarle tus pecados, apartarte de ellos y recibirle como tu Salvador personal. Esta es una invitación: tú decides. Pero no podrás decidir las consecuencias de tu elección. Así es que elige bien, elige a Jesús, recíbele como tu Señor y Salvador.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: