Iglesia Nacional Presbiteriana Conservadora de México, EL DIVINO REDENTOR, Virginia No. 188 colonia Nativitas, Delegación Benito Juárez, México D. F. C. P. 03500


“EL VERDADERO EXODO”

Romanos 6:22  Mas ahora, librados del pecado, y hechos siervos á Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y por fin la vida eterna.

Romanos 6:23  Porque la paga del pecado es muerte: mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

INTRODUCCIÓN:

En la semana pasada celebramos el día de nuestra Bandera, la cual es símbolo de nuestra libertad. La Palabra de Dios nos enseña que la verdadera libertad solamente la recibimos de Cristo. El pueblo de Israel es un ejemplo de cómo Dios da verdadera libertad; el libro del Éxodo nos habla de esta maravillosa libertad. Éxodo significa salida, hoy  hablaremos de la verdadera salida de la esclavitud, de la verdadera salida a la libertad.

PARA EL PUEBLO DE ISRAEL.

El pueblo de Israel fue esclavo en Egipto por más de 400 años, Génesis 15.13.

Dios providencialmente permitió esta esclavitud para dar evidencia de que él formó a Israel como nación; ¿qué pueblo nace en medio de la esclavitud?

Israel se encargaba de elaborar ladrillos para Egipto, entre otras cosas; no eran dueños ni de sus propias vidas. La esclavitud duró más de 400 años, entonces el pueblo clamó y Dios lo escuchó.

Dios liberó a su pueblo con grandes milagros, Éxodo 12.30, 31.

El Señor sacó a Israel con grandes milagros para que el pueblo supiera que fue Dios quien los liberó.

En especial la Pascua fue la fiesta que recordaba la manera como el Señor sacó a su pueblo.

Dios dio a Israel la ley moral para que recuperaran su dignidad, Éxodo 20.1-17.

Después de tantos años de esclavitud, la libertad es algo que no se asimila en plenitud.

La esclavitud no solo roba la libertad, sino los valores, la dignidad. Por eso Dios dio la ley moral a Israel, para humanizarlos otra vez.

Entre otras cosas Dios prohibió a su pueblo hacer imágenes, porque Dios quería que Israel fuera la imagen de Dios, su carne y su sangre.

El pueblo se había acostumbrado a la esclavitud, y quiso regresar a ella, Éxodo 32.23, 24.

El pueblo de Dios se acostumbró tanto a la esclavitud que muchas veces quiso regresar a ella.

Israel quiso regresar a la esclavitud civil y espiritual.

Israel se hizo esclavo así mismo, un nuevo Faraón se levantó, 1 Reyes 10, en especial v. 14, 1 Reyes 11.1-8.

Más tarde finalmente Israel volvió a la esclavitud, increíblemente el nuevo Faraón fue un israelita: Salomón.

Este monarca esclavizó al pueblo civilmente, él recibía 666 talentos de oro cada año. También esclavizó al pueblo espiritualmente pues construyó altares a los ídolos.

El pueblo de Dios fue deportado por Babilonia, Jeremías 34.1-3; y 70 años después fue liberado Daniel 9.2.

El pueblo tuvo que ser nuevamente sometido por otro pueblo, esta vez fue Babilonia, del 606-536 a. C.

Los judíos no habían sufrido tanto, las mujeres fueron violadas, los vientres de las embarazadas traspasados, muchos murieron de hambre, otro comieron a sus hijos. Israel se arrepintió se su pecado y el Señor los regresó a la tierra de Judá.

Jesús vino para liberar totalmente a Israel (Juan 8. 32).

A comienzos de nuestra era los judíos no eran del todo libres. Ni civilmente, ni en lo espiritual. Les faltaba ser liberados por el Mesías.

Cristo vino para liberarnos del pecado y la condenación. Para ser verdaderamente libre, Israel necesita recibir a Jesús como su Salvador personal.

PARA NOSOTROS

Desde que nacemos somos esclavos del pecado y condenados a muerte, Salmo 51. 5.

Al nacer ya somos pecadores, somos esclavos del pecado porque hacemos lo que él nos dicta.

El pecado nos tiene separados de Dios, y si no lavamos nuestro corazón de pecados, al morir pasaremos la eternidad separados del Señor.

Jesús vino a salvarnos por medio del portento de su muerte y resurrección, 1 Juan 1.7.

Por medio del milagro de su muerte y resurrección, Jesucristo vino a lavar nuestros pecados y darnos libertad.

Solo tenemos que recibirle en nuestro corazón como nuestro Salvador, poner su sangre en los postes y dintel de nuestro corazón.

Dios nos ha dado su Palabra para que aprendamos a disfrutar nuestra libertad, Juan 15.3; Muchas veces nos tornamos a la esclavitud, Romanos 6.15.

Jesús nos ha dado su palabra para enseñarnos a disfrutar la libertad de pecado y condenación.

Muchas veces nos volvemos a esclavizar, pero esto no debe suceder.

La libertad en Cristo es para servirle, Romanos 6.11-13

Cristo nos da dado libertad de pecado no para pecar más.

Nos ha dado libertad para servirle a él.

HERMANO:

La Palabra de Dios dice: ESTAD, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no volváis otra vez á ser presos en el yugo de servidumbre. Gálatas 5.1

 

¿Usted es libre verdaderamente?

¿Vive un verdadero Éxodo?

¿Cómo ser libre?

Reciba a Jesús como su Salvador.

No vuelva a ser preso del pecado, si hay algo que en este momento lo esclaviza, déjelo, todo lo puede en Cristo que nos fortalece.

Saludos del Pbro. Juan Francisco Hernández Flores, el Señor Jesucristo le bendiga.

About these ads

Comentarios en: "El verdadero Éxodo, 28 de febrero 2010, inpc EL DIVINO REDENTOR nativitas d.f." (1)

  1. Rafa Pardo M. dijo:

    Sin lugar a dudas muchos buscamos ese Exodo, lo que pedimos a Dios es sabiduria para verlo cuando El nos lo muestra, Gracias Pastor por su guia, que Dios le bendiga.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: